Article
2 comments

Feliz Día Mundial Sin Día Mundial

Hoy 22 de junio quiero proclamar el Día Mundial Sin Día Mundial. Nos encontramos en una fecha no señalada en el calendario de efemérides de la ONU ni de ninguna de sus agencias fabricantes de días internacionales. Es una fecha atrapada entre el poderoso 21 de junio (Día Mundial del Yoga) que marca el inicio del verano, esa estación del año que tan poco difiere de la primavera y el otoño, y el 23 de junio, que celebra el Día Internacional de las Viudas y el apasionante Día de las Naciones Unidas para la Administración Pública.

Hoy sería el día perfecto para levantarse a las 10 de la mañana y no celebrar nada, o mejor dicho, para celebrar la Nada. La Nada en mayúsculas. Para no tener que concienciarse de Nada, para no tener que sensibilizarse ante las injusticias de ningún sitio, para no ser impelidos a la acción, para no recoger firmas de Nada.

[Read more]

Article
2 comments

Z verde para la literatura de todos

Yo defendiendo a Mercedes Milá. No lo habría creído hace unos meses. Yo defendiendo a Mercedes Milá haciendo un programa de televisión sobre libros, ¡sobre libros!, en el mismo grupo mediático en el que ha presentado Gran Hermano durante 15 ediciones. Eso aún me habría parecido más surrealista, seguramente porque, por una razón generacional, no conocí la etapa de la periodista como entrevistadora. Solo la recordaba vistiendo trajes estridentes, peinados agradecidos de por vida a la laca, improvisaciones poco disimuladas y debates estrambóticos con los concursantes de su experimento sociológico televisado, cuyos resultados para la ciencia aún estamos esperando ver publicados. Y pese a estos antecedentes, ahora tengo que reconocer el buen trabajo de la presentadora para promocionar la lectura cercana, inclusiva y desacomplejada en su programa Convénzeme.

[Read more]

Article
7 comments

La Tierra del Dragón de Truenos (3 de 3)

masked dancer

La tormenta no dio tregua durante cuatro días enteros. Las familias acaudaladas mataron el tiempo frente al televisor mientras las menos favorecidas planeaban un nuevo robo. Cuando amaneció el quinto día despejado, los vecinos salieron a faenar al campo. Por primera vez en toda la historia de la aldea, algunos de los aldeanos optaron por no saludarse. Aparecieron las miradas de soslayo, los cuchicheos de recelo, las envidias y los rencores escondidos con años y años de camaradería.

[Read more]

Article
3 comments

La Tierra del Dragón de Truenos (2 de 3)

Prayer wheels

Quedaban sólo cinco meses para la llegada de la carretera. Desde su peñón, Yu observaba cómo trabajadores nepalíes talaban abetos en el horizonte oeste para aplanar el terreno por donde se extendería la carretera. Con unos jóvenes discípulos que decían serle fiel, entre ellos el pequeño Miyihan, Yu analizaba sobre el peñasco las consecuencias perniciosas del gusano de asfalto. Sin embargo, los aldeanos radiaban de alegría por el inminente advenimiento; Ti había sorbido la inteligencia de sus mentes con relatos futuristas y esperanzadores. Su voz provinente del pueblo se elevaba hasta el peñasco transportado por ecos azarosos. Yu podía oír promesas de un mundo con alimentos para todos los gustos, ropa cómoda producida en China, hospitales a menos de dos horas, ventanas de luz hacia otras vidas, conexiones a otros países mediante cables y ondas hertzianas…

[Read more]

Article
0 comment

La Tierra del Dragón de Truenos (1 de 3)

Namgyal Tsemo Gompa,

El viejo y sabio Yu meditaba con las piernas cruzadas sobre el pequeño peñón que coronaba la montaña. Una preciosa Gloria de Bután movió sus alas de mariposa, transitó de una flor a otra y luego revoloteó sobre su cabeza. Vecinos en un mismo cosmos, la naturaleza le amaba tanto como él adoraba a sus maravillas. Desde su refugio espiritual podía observar la vida apacible y agrícola de la aldea, de sólo siete familias, que se situaba a unos metros más abajo. Mediante la meditación, Yu canalizaba su energía hacia las construcciones de paja y adobe, las vacas que pacían en su masticación inagotable, los niños que correteaban con los pies descalzos y las mujeres que conversaban alrededor del templo. Yu se convertía en todos ellos por unos instantes y luego miraba al frente: un océano verde de abetos puros oxigenaba el paisaje hasta desvanecerse en los picos más altos de esa zona del Himalaya, en la Tierra del Dragón de Truenos. Sobre la cordillera del Himalaya que encrespaba la línea del horizonte, un sombrero de nubes negras lanzaba una tormenta iracunda sobre las cumbres nevadas. Los rugidos del dragón de las grandes montañas estremecían a los aldeanos, que se resguardaban en sus cabañas aconsejados por supersticiones milenarias. La tormenta era más fuerte que de costumbre. “Mal presagio”, pensó Yu. Justo después observó cómo los arbustos más cercanos a la aldea se iban moviendo revelando la llegada de algún visitante inesperado.

[Read more]

Article
3 comments

La polsera de Murà

shattered glass

Davant del mostrador, el jove de cabells llargs, ulleres de pasta i posat desmanegat assenyala una acolorida polsera amb cristalls de Murà. La dependenta, poc més gran que ell, celebra la decisió amb un somriure, obre el calaix del mostrador i agafa la joia.

– Crec que alguna noia s’endurà avui una bona sorpresa –bromeja.

Ell diu que sí amb el cap i es ruboritza mentre la venedora posa la polsera dins una caixeta i rinxola una cinta de paper daurat amb l’ajuda d’unes tisores. Enganxa la serpentina d’or a la capsa i l’hi dóna al noi.

Surt dels grans magatzems a corre cuita mirant el rellotge i passant-se la mà per totes les butxaques de la caçadora i els pantalons com controlant que tot està en ordre.

Entra al cotxe que ha aparcat al descampat proper al centre comercial. És un Citroën C3 blau. Un Citroën C3 blau que 1 hora i 45 minuts més tard romandrà destrossat al voral de l’autopista del Vallès. Sobre la carrosseria blava ja es reflectiran les llums taronges de l’ambulància, i s’anirà apropant el so de les sirenes de policia, i milers de conductors atrapats en 3 quilòmetres de retencions maleiran no haver agafat la nacional mentre juguen al “veig veig” amb els fills. I només cinc minuts més tard, a la Teresa li caurà el plat de sopa perquè haurà sentit el telèfon i sospitarà, amb un sisè sentit de mare, que alguna cosa s’haurà capgirat per sempre.

[Read more]

Article
2 comments

VOLVO, el dia després

"Volvo, the day after". Quadre de Xavier Rodés que inspira aquest relat. http://cargocollective.com/xavierrodes

“VOLVO, the day after”. Quadre de Xavier Rodés que inspira aquest relat. http://cargocollective.com/xavierrodes

El dia que la Samantha Goodwind es va decidir per recuperar el cognom de soltera i abandonar la llar del carrer Victòria, el locutor de la NBC recomanava des dels primers raigs de sol que ningú agafés el cotxe aquell gèlid matí de febrer si no era estrictament necessari. “… Pot ser altament perillós”, va deixar de sentir la Samantha mentre feia un petó al Kevin i li remenava els cabells per últim cop. N’estava tant, del pare, aquell nen de crostes constants als genolls. Vés a saber si la recordaria a ella una dècada més tard, es va lamentar. Abans d’abandonar la casa per sempre més, va encendre un fogó per escalfar la tetera. [Read more]

Article
5 comments

Els cinc minuts de Picasso

Diu una de les anècdotes més conegudes del pintor Pablo Picasso que un dia una dona li va demanar un retrat i ell va completar l’esbós en només cinc minuts. Va dir que el valor d’aquella obra era de milers de dòlars. La dona no ho va voler acceptar. “Només li ha dedicat cinc minuts!”, es va queixar. Davant d’això, Picasso va respondre que, en realitat, per a aquella creació aparentment improvisada li havia calgut tota una vida més cinc minuts. Sense totes les experiències, tècniques, corrents pictòriques, quadres acabats i sense finalitzar, èpoques blaves i roses, viatges, amants i guerres, com hauria estat capaç de fer aquelles quatre ratlles per compondre un retrat aparentment atrafegat?[Read more]

Article
4 comments

Vint-i-cinc anys de pau

content

Veient l’ombra allargada de l’Antonio i el seu gos avançant per les pastures camí de la carretera, hom hauria dit que el vell Zalamero havia recobrat les forces i que un centelleig havia tornat a encendre els seus ulls foscos com l’eben. Però el poder de l’ombra de l’Antonio era només una concessió del sol que llanguia i projectava tot de formes punxegudes al peu del mont Carceu. Avançava amb passos curts i costosos, sostenint el pes d’una gepa alimentada per la pena. El seu fidel pastor va parar per recobrar forces. Amb setze anys, la seva musculatura ja no era la que havia mantingut a ratlla el ramat d’ovelles i una artrosis li feia arrossegar les potes de darrera. Amb un curiós gest de coqueteria, el gos raquític va seure calmosament i va llepar-se les potes. El vell Antonio l’esperava repenjat al seu bastó mentre murmurava alguna cosa inintel·ligible. Mastegava paraules en lleonès sabent que ningú no l’escoltava, paraules que es perdien per la comarca de Babia, però ell les pronunciava igualment com ho havia fet des de feia un quart de segle, cada cop que emprenia aquell camí agrest sortint de Piedrafita. Era l’any 1964. 25 anys de pau. 25 anys de vencedors. I de vençuts.

[Read more]